The International Literary Quarterly
Contributors

Shanta Acharya
Marjorie Agosín
Donald Adamson
Diran Adebayo
Nausheen Ahmad
Toheed Ahmad
Amanda Aizpuriete
Baba Akote
Elisa Albo
Daniel Albright
Meena Alexander
Rosetta Allan
María Teresa Andruetto
Innokenty Annensky
Claudia Apablaza
Robert Appelbaum
Michael Arditti
Jenny Argante
Sandra Arnold
C.J.K. Arkell
Agnar Artúvertin
Sarah Arvio
Rosemary Ashton
Mammed Aslan
Coral Atkinson
Rose Ausländer
Shushan Avagyan
Razif Bahari
Elizabeth Baines
Jo Baker
Ismail Bala
Evgeny Baratynsky
Saule Abdrakhman-kyzy Batay
Konstantin Nikolaevich Batyushkov
William Bedford
Gillian Beer
Richard Berengarten
Charles Bernstein
Ilya Bernstein
Mashey Bernstein
Christopher Betts
Sujata Bhatt
Sven Birkerts
Linda Black
Chana Bloch
Amy Bloom
Mary Blum Devor
Michael Blumenthal
Jean Boase-Beier
Jorge Luis Borges
Alison Brackenbury
Julia Brannigan
Theo Breuer
Iain Britton
Françoise Brodsky
Amy Brown
Bernard Brown
Diane Brown
Gay Buckingham
Carmen Bugan
Stephen Burt
Zarah Butcher McGunnigle
James Byrne
Kevin Cadwallander
Howard Camner
Mary Caponegro
Marisa Cappetta
Helena Cardoso
Adrian Castro
Luis Cernuda
Firat Cewerî
Pierre Chappuis
Neil Charleton
Janet Charman
Sampurna Chattarji
Amit Chaudhuri
Mèlissa Chiasson
Ronald Christ
Alex Cigale
Sally Cline
Marcelo Cohen
Lila Cona
Eugenio Conchez
Andrew Cowan
Mary Creswell
Christine Crow
Pedro Xavier Solís Cuadra
Majella Cullinane
P. Scott Cunningham
Emma Currie
Jeni Curtis
Stephen Cushman
David Dabydeen
Susan Daitch
Rubén Dario
Jean de la Fontaine
Denys Johnson Davies
Lydia Davis
Robert Davreu
David Dawnay
Jill Dawson
Rosalía de Castro
Joanne Rocky Delaplaine
Patricia Delmar
Christine De Luca
Tumusiime Kabwende Deo
Paul Scott Derrick
Josephine Dickinson
Belinda Diepenheim
Jenny Diski
Rita Dove
Arkadii Dragomoschenko
Paulette Dubé
Denise Duhamel
Jonathan Dunne
S. B. Easwaran
Jorge Edwards
David Eggleton
Mohamed El-Bisatie
Tsvetanka Elenkova
Johanna Emeney
Osama Esber
Fiona Farrell
Ernest Farrés
Elaine Feinstein
Gigi Fenster
Micah Timona Ferris
Vasil Filipov
Maria Filippakopoulou
Ruth Fogelman
Peter France
Alexandra Fraser
Bashabi Fraser
Janis Freegard
Robin Fry
Alice Fulton
Ulrich Gabriel
Manana Gelashvili
Laurice Gilbert
Paul Giles
Zulfikar Ghose
Corey Ginsberg
Chrissie Gittins
Sarah Glazer
Michael Glover
George Gömöri
Giles Goodland
Martin Goodman
Roberta Gordenstein
Mina Gorji
Maria Grech Ganado
David Gregory
Philip Gross
Carla Guelfenbein
Daniel Gunn
Charles Hadfield
Haidar Haidar
Ruth Halkon
Tomás Harris
Geoffrey Hartman
Siobhan Harvey
Beatriz Hausner
John Haynes
Jennifer Hearn
Helen Heath
Geoffrey Heptonstall
Felisberto Hernández
W.N. Herbert
William Hershaw
Michael Hettich
Allen Hibbard
Hassan Hilmi
Rhisiart Hincks
Kerry Hines
Amanda Hopkinson
Adam Horovitz
David Howard
Sue Hubbard
Aamer Hussein
Fahmida Hussain
Alexander Hutchison
Sabine Huynh
Juan Kruz Igerabide Sarasola
Neil Langdon Inglis
Jouni Inkala
Ofonime Inyang
Kevin Ireland
Michael Ives
Philippe Jacottet
Robert Alan Jamieson
Rebecca Jany
Andrea Jeftanovic
Ana Jelnikar
Miroslav Jindra
Stephanie Johnson
Bret Anthony Johnston
Marion Jones
Tim Jones
Gabriel Josipovici
Pierre-Albert Jourdan
Sophie Judah
Tomoko Kanda
Maarja Kangro
Jana Kantorová-Báliková
Fawzi Karim
Kapka Kassabova
Susan Kelly-DeWitt
Mimi Khalvati
Daniil Kharms
Velimir Khlebnikov
Akhmad hoji Khorazmiy
David Kinloch
John Kinsella
Yudit Kiss
Tomislav Kuzmanović
Andrea Labinger
Charles Lambert
Christopher Lane
Jan Lauwereyns
Fernando Lavandeira
Graeme Lay
Ilias Layios
Hiên-Minh Lê
Mikhail Lermontov
Miriam Levine
Suzanne Jill Levine
Micaela Lewitt
Zhimin Li
Joanne Limburg
Birgit Linder
Pippa Little
Parvin Loloi
Christopher Louvet
Helen Lowe
Ana Lucic
Aonghas MacNeacail
Kona Macphee
Kate Mahony
Sara Maitland
Channah Magori
Vasyl Makhno
Marcelo Maturana Montañez
Stephanie Mayne
Ben Mazer
Harvey Molloy
Osip Mandelstam
Alberto Manguel
Olga Markelova
Laura Marney
Geraldine Maxwell
John McAuliffe
Peter McCarey
John McCullough
Richard McKane
John MacKinven
Cilla McQueen
Edie Meidav
Ernst Meister
Lina Meruane
Jesse Millner
Deborah Moggach
Mawatle J. Mojalefa
Jonathan Morley
César Moro
Helen Mort
Laura Moser
Andrew Motion
Paola Musa
Robin Myers
André Naffis-Sahely
Vivek Narayanan
Bob Natifu
María Negroni
Hernán Neira
Barbra Nightingale
Paschalis Nikolaou
James Norcliffe
Carol Novack
Annakuly Nurmammedov
Joyce Carol Oates
Sunday Enessi Ododo
Obododimma Oha
Michael O'Leary
Antonio Diaz Oliva
Wilson Orhiunu
Maris O'Rourke
Sue Orr
Wendy O'Shea-Meddour
María Claudia Otsubo
Ruth Padel
Ron Padgett
Thalia Pandiri
Judith Dell Panny
Hom Paribag
Lawrence Patchett
Ian Patterson
Georges Perros
Pascale Petit
Aleksandar Petrov
Mario Petrucci
Geoffrey Philp
Toni Piccini
Henning Pieterse
Robert Pinsky
Mark Pirie
David Plante
Nicolás Poblete
Sara Poisson
Clare Pollard
Mori Ponsowy
Wena Poon
Orest Popovych
Jem Poster
Begonya Pozo
Pauline Prior-Pitt
Eugenia Prado Bassi
Ian Probstein
Sheenagh Pugh
Kate Pullinger
Zosimo Quibilan, Jr
Vera V. Radojević
Margaret Ranger
Tessa Ransford
Shruti Rao
Irina Ratushinskaya
Tanyo Ravicz
Richard Reeve
Sue Reidy
Joan Retallack
Laura Richardson
Harry Ricketts
Ron Riddell
Cynthia Rimsky
Loreto Riveiro Alvarez
James Robertson
Peter Robertson
Gonzalo Rojas
Dilys Rose
Gabriel Rosenstock
Jack Ross
Anthony Rudolf
Basant Rungta
Joseph Ryan
Sean Rys
Jostein Sæbøe
André Naffis Sahely
Eurig Salisbury
Fiona Sampson
Polly Samson
Priya Sarukkai Chabria
Maree Scarlett
John Schad
Michael Schmidt
L.E. Scott
Maureen Seaton
Alexis Sellas
Hadaa Sendoo
Chris Serio
Resul Shabani
Bina Shah
Yasir Shah
Daniel Shapiro
Ruth Sharman
Tina Shaw
David Shields
Ana María Shua
Christine Simon
Iain Sinclair
Katri Skala
Carole Smith
Ian C. Smith
Elizabeth Smither
John Stauffer
Jim Stewart
Susan Stewart
Jesper Svenbro
Virgil Suárez
Lars-Håkan Svensson
Sridala Swami
Rebecca Swift
George Szirtes
Chee-Lay Tan
Tugrul Tanyol
José-Flore Tappy
Alejandro Tarrab
Campbell Taylor
John Taylor
Judith Taylor
Petar Tchouhov
Miguel Teruel
John Thieme
Karen Thornber
Tim Tomlinson
Angela Topping
David Trinidad
Kola Tubosun
Nick Vagnoni
Joost Vandecasteele
Jan van Mersbergen
Latika Vasil
Yassen Vassilev
Lawrence Venuti
Lidia Vianu
Dev Virahsawmy
Anthony Vivis
Richard Von Sturmer
Răzvan Voncu
Nasos Vayenas
Mauricio Wacquez
Julie Marie Wade
Alan Wall
Marina Warner
Mia Watkins
Peter Wells
Stanley Wells
Laura Watkinson
Joe Wiinikka-Lydon
Hayden Williams
Edwin Williamson
Ronald V. Wilson
Stephen Wilson
Alison Wong
Leslie Woodard
Elzbieta Wójcik-Leese
Niel Wright
Manolis Xexakis
Xu Xi
Gao Xingjian
Sonja Yelich
Tamar Yoseloff
Augustus Young
Soltobay Zaripbekov
Karen Zelas
Alan Ziegler
Ariel Zinder

 

President, Publisher & Founding Editor:
Peter Robertson
Vice-President: Glenna Luschei
Vice-President: Sari Nusseibeh
Vice-President: Elena Poniatowska
U. S. General Editor: Neil Langdon Inglis
London Editor/Senior Editor-at-Large: Geraldine Maxwell
New York Editor/Senior Editor-at-Large: Meena Alexander
Washington D.C. Editor/Senior
Editor-at-Large:
Laura Moser
Argentine Editor: Yamila Musa
Deputy Editor: Allen Hibbard
Deputy Editor: Jerónimo Mohar Volkow
Deputy Editor: Bina Shah
Advisory Consultant: Jill Dawson
General Editor: Beatriz Hausner
General Editor: Malvina Segui
Art Editor: Lara Alcantara-Lansberg
Art Editor: Calum Colvin
Deputy General Editor: Jeff Barry

Consulting Editors
Shanta Acharya
Marjorie Agosín
Daniel Albright
Meena Alexander
Maria Teresa Andruetto
Frank Ankersmit
Rosemary Ashton
Reza Aslan
Leonard Barkan
Michael Barry
Shadi Bartsch
Thomas Bartscherer
Susan Bassnett
Gillian Beer
David Bellos
Richard Berengarten
Charles Bernstein
Sujata Bhatt
Mario Biagioli
Jean Boase-Beier
Elleke Boehmer
Eavan Boland
Stephen Booth
Alain de Botton
Carmen Boullossa
Rachel Bowlby
Svetlana Boym
Peter Brooks
Marina Brownlee
Roberto Brodsky
Carmen Bugan
Jenni Calder
Stanley Cavell
Hollis Clayson
Sarah Churchwell
Marcelo Cohen
Kristina Cordero
Drucilla Cornell
Junot Díaz
André Dombrowski
Denis Donoghue
Ariel Dorfman
Rita Dove
Denise Duhamel
Klaus Ebner
Robert Elsie
Stefano Evangelista
Orlando Figes
Tibor Fischer
Shelley Fisher Fishkin
Peter France
Nancy Fraser
Maureen Freely
Michael Fried
Marjorie Garber
Anne Garréta
Marilyn Gaull
Zulfikar Ghose
Paul Giles
Lydia Goehr
Vasco Graça Moura
A. C. Grayling
Stephen Greenblatt
Lavinia Greenlaw
Lawrence Grossberg
Edith Grossman
Elizabeth Grosz
Boris Groys
David Harsent
Benjamin Harshav
Geoffrey Hartman
François Hartog
Molly Haskell
Selina Hastings
Beatriz Hausner
Valerie Henitiuk
Kathryn Hughes
Aamer Hussein
Djelal Kadir
Kapka Kassabova
John Kelly
Martin Kern
Mimi Khalvati
Joseph Koerner
Annette Kolodny
Julia Kristeva
George Landow
Chang-Rae Lee
Mabel Lee
Linda Leith
Suzanne Jill Levine
Lydia Liu
Margot Livesey
Julia Lovell
Willy Maley
Alberto Manguel
Ben Marcus
Paul Mariani
Marina Mayoral
Richard McCabe
Campbell McGrath
Jamie McKendrick
Edie Meidav
Jack Miles
Toril Moi
Susana Moore
Laura Mulvey
Azar Nafisi
Martha Nussbaum
Tim Parks
Clare Pettitt
Caryl Phillips
Robert Pinsky
Elizabeth Powers
Elizabeth Prettejohn
Martin Puchner
Kate Pullinger
Paula Rabinowitz
Rajeswari Sunder Rajan
James Richardson
François Rigolot
Geoffrey Robertson
Ritchie Robertson
Avital Ronell
Carla Sassi
Michael Scammell
Celeste Schenck
Daniel Shapiro
Sudeep Sen
Hadaa Sendoo
Miranda Seymour
Daniel Shapiro
Mimi Sheller
Elaine Showalter
Penelope Shuttle
Werner Sollors
Frances Spalding
Gayatri Chakravorty Spivak
Julian Stallabrass
Susan Stewart
Rebecca Stott
Mark Strand
Kathryn Sutherland
John Whittier Treat
David Treuer
David Trinidad
Marjorie Trusted
Lidia Vianu
Victor Vitanza
Marina Warner
David Wellbery
Edwin Williamson
Michael Wood
Theodore Zeldin

Assistant Editor: Sara Besserman
Assistant Editor: Ana de Biase
Assistant Editor: Conor Bracken
Assistant Editor: Eugenio Conchez
Assistant Editor: Patricia Delmar
Assistant Editor: Lucila Gallino
Assistant Editor: Sophie Lewis
Assistant Editor: Krista Oehlke
Assistant Editor: Siska Rappé
Assistant Editor: Naomi Schub
Assistant Editor: Stephanie Smith
Assistant Editor: Robert Toperter
Assistant Editor: Laurence Webb
Art Consultant: Verónica Barbatano
Art Consultant: Angie Roytgolz

 

Patricio Leone
FEATURED INTERVIEW:
Yamila Musa Interviews Patricio Leone
 

 



El camino de la integración

Patricio Leone es el psicólogo creador de la Fan Page “Psicólogas y Psicólogos en Argentina”, la comunidad más importante del rubro en el país. Los debates en torno a las nuevas tecnologías, el rol de la Psicología en la política y el nacimiento de los nuevos espacios para el ejercicio de la profesión de la mano de otras disciplinas y corrientes de pensamiento. ¿Se puede hacer psicología por fuera de los paradigmas?

Tags: psicólogas- psicólogos- argentina - facebook - DIAFOS - diversidad - trotskista - política- otras corrientes

Creaste la red social de psicólogos más importante de la historia argentina. ¿Cómo surge esta iniciativa y cómo está compuesta?

“Psicólogas y Psicólogos en Argentina” fue un accidente porque nació de una desgracia muy profunda que fue la muerte de la hija de un amigo, quien me pidió que ingrese al grupo de las amigas de la hija para que publique fotos, y así me cree un perfil en facebook y empezó una especie de búsqueda de Psicología.

Surgió la idea de armar el grupo para debatir hacia donde iba la profesión. Soy egresado de la UBA en el año ‘89, y en esa época si no eras Psicoanalista o Lacaniano, no existía otra posibilidad. Pero yo si veía que había otras corrientes, que los pacientes me rechazaban interpretaciones, venían con demandas raras de un vacío existencial.

Hoy el paciente viene urgido porque tiene colon irritable, psoriasis, y tiene que curarse en 15 días. Entonces, eso desde el Psicoanálisis es muy difícil de cumplir, y entre a interrogarme mucho y a debatir con mi mujer que es Lacaniana.

Mi objetivo era juntar 200 personas para debatir, ahora somos 74.000. El grupo tiene una virtud grande que es el número, porque nunca hubo un colectivo tan grande en la historia de la psicología argentina. Hubo algo parecido creado por Jorge Garabenta, un colega amigo, que tuvo un foro vía mail que alcanzó las 10.000 personas cuando todavía no existían las redes sociales.

El 70% de los miembros del grupo son psicólogos (unos 45.000) y 60.000 somos los activos, representa las tres cuartas partes de los psicólogos de Argentina del país. “Psicólogas y Psicólogos en Argentina” nos hizo descubrir cuestiones de la profesión: que nos cuesta dominar nuestras emociones, que discutimos y nos enfervorizamos y nos convertimos en monstruos, por ejemplo.

La gente cree que el psicólogo es una persona imperturbable que tiene la vida comprada, y el grupo nos permitió comprobar que no es así. También permitió el crecimiento profesional y laboral de muchos colegas, y eso lo defiendo a muerte, y también tiene muchos detractores.

El grupo permite una mayor difusión de la psicología, y hace 2 o 3 años empezó a ocurrir un fenómeno nuevo: se empezaron a sumar estudiantes y eso me gusta, porque cuando yo fui estudiante me hubiera encantado tener un grupo y escuchar debatir a los colegas. Ahora haces click y tenes un debate con 200 comentarios.

El 20% de los miembros del grupo son estudiantes, y el 10% son personas que no son psicólogos ni gente de psicología, lo cual hubo discusión con ese tema cuando empezaron a incorporarse, si debía permitir que se sumarán, pero eso no se puede saber, si sos psicóloga o un sicario bosnio, no tengo forma de comprobarlo, internet es eso, el anonimato.

Las acciones son las que determinan si permanecen o se van, y muchas veces este 10% enriquece mucho porque son madres de niños autistas, profesores que vienen a buscar información porque tienen un alumno con trastornos límites de la personalidad, gente que viene a pedir atención psicológica y de manera perentoria y desgarradora, hemos tenido personas que han entrado diciéndonos que somos la última oportunidad, que se va a suicidar, y las intervenciones fueron maravillosas. Pudieron contenerlos, hablar, y siempre derivarlos vía mensaje privado para evitar la exposición, que haya comentarios que puedan inducir cierto enojo, desánimo.

Luego, esas personas aparecen y te dicen que le salvamos la vida, y eso me pone la piel de gallina. Una vez muchos colegas se enojaron con una situación de suicidio porque fue la estudiante la que intervino, pero ella la salvó, la contuvo. Como decía Freud: no hay nada más tranquilizador que unas pocas palabras bondadosas. El grupo tiene eso, y tiene cosas negativas como la exposición, ya que nos lee mucha gente.

¿Cuál es la relación de la Psicología con las nuevas tecnologías?

Es una herramienta maravillosa que nos interroga a los psicólogos hacia dónde vamos, hacia dónde fue nuestra profesión. Por ejemplo, el secreto del analista no existe más, ahora todo es público y Facebook es público. ¿Y qué hago con eso, lo rechazo o lo tomo? Si lo rechazo estoy perdido porque tengo que rechazar constantemente elementos que el paciente mira, entonces lo incorporo y que esos elementos que mira me motoricen el proceso terapéutico de una forma o de otra.

Si un paciente sabe que me gusta correr o me vio correr, utilizo la maratón como analogía o simbolismo para cuando un paciente está desfalleciente en su vida, cuando siente que no puede más, y le cuento que a mí también me pasó, que en el 30 km. pensé que me moría. Hay un montón de herramientas que te pueden servir.

Soy de la época en la que se discutió el contestador automático, entonces ahora las redes sociales nos desafían, porque son hijas de la posmodernidad. La profesión cambió mucho como cambió todo, la política, la religión, ¿Por qué no la Psicología? Estamos yendo a un lugar de mayor informalidad, de mayor visibilidad. La pregunta es ¿Qué hacemos con eso? ¿Rechazamos la tecnología?

Hay que incorporarla. Yo tengo hasta pacientes en Facebook desde hace 3 años y nunca tuve problemas, nunca un paciente me vino a decir “como vos sos trotskista dejo de venir”. A veces se ríen, a veces discutimos, pero jamás esto hizo ningún ruido. Los psicólogos debemos tener mente flexible, amplia, plástica. En salud mental el paradigma es la plasticidad, si sabemos que la plasticidad es una enorme virtud, entonces hay que ser plásticos también en esto de incorporar todo lo bueno que tiene Internet y las redes sociales. Yo construí esta institución básicamente por el Facebook, entonces soy de la idea de “dale, incorporemos”.

El tema de la exposición pública y la reserva de la identidad es una dinámica muy discutida en torno a las redes sociales. ¿Cómo se percibe este fenómeno desde la Psicología y como lo manejas vos desde tu práctica profesional?

A veces me han tocado personas en el grupo que me piden que les publique lo que quieren decir, porque no quieren mostrarse con su nombre. Pero a mí me parece que todo enriquece. Mi celular esta prendido las 24 horas y, ¿vos pensas que algún paciente me ha llamado a las tres de la madrugada? Sólo me ha pasado en mis vacaciones con alguna cuestión muy urgente, que te llaman por intento de un suicidio, muerte de un ser querido o crisis matrimoniales muy profundas.

Me parece que hay una subestimación de la capacidad del paciente de poder interpretar lo que el profesional dice y hace. El paciente te ve y si vos corres una maratón te felicita, o te admira. Yo lo utilizo como un recurso nuevo.

Internet cambió mucho el conocimiento, antes el modelo del conocedor era el sabio y ahora el que sabe a dónde buscar. Los psicólogos debemos ser amigables con Internet, para a mí el que lo rechace está equivocado, de los debates de Facebook aprendo un montón.

El grupo me enseñó cuestiones legales, clínicas, académicas. Hoy no me considero ni psicoanalista, ni sistémico, ni cognitivo. No sé lo que soy, lo digo con un poco de pesar pero con orgullo, porque como no sé, puedo tomar de todas las corrientes, mi visión de la Psicología es que el norte sea mi paciente, no una orientación.

A veces el Psicoanálisis no sirve y tomas herramientas de la Sistémica, y tampoco sirve y tomas herramientas de la Cognitiva, y soy tan así que tengo un grupo de anti fans, un grupo de Cognitivos que me juegan en contra porque dicen que rechazo al Psicoanálisis; otro grupo porque soy Psicoanalista y dicen que rechazo a los Cognitivos.

Esto tiene que ver con la capacidad de integrar, lo digo humildemente, para a mí es el camino a seguir, no me voy a embanderar con ninguna corriente. La especie humana quiere etiquetar, quiere que tengas un rótulo, y si me queres etiquetar soy psicólogo, soy docente, soy runner, y soy trotskista, esas son mis etiquetas. Empecé siendo psicoanalista y ahora necesito de otras corrientes.

Renegás de las etiquetas pero por otro lado la ciencia necesita paradigmas. En ese sentido ¿Cuál es la corriente que mejor te identifica?

Estoy formado en la UBA, tengo una escucha psicoanalítica, tengo un sesgo, pero no me considero psicoanalista porque no me inscribo dentro de él, si el paciente mejora yo estoy bien. A veces me fastidio porque sé que pertenecer “a” te da una especie de back up pero a mí nadie sale a defenderme, porque no soy miembro de ninguno, porque yo elijo el camino de la integración.

¿Qué es DIAFOS y cuáles son sus objetivos?

DIAFOS también surge de una calamidad: un grupo de profesionales trabajamos en una institución que comenzó a ir hacia el lado del dinero aprovechándose de la necesidad e inexperiencia de muchos colegas jóvenes, con una práctica muy perversa que hay en nuestra profesión.

Nos empezamos a incomodar con esta situación, pedimos varias reuniones y en diciembre del año 2009 nos expulsaron. Así, con tres compañeros nos lanzamos con este proyecto, y de la institución que nos echaron, 30 profesionales se vinieron con nosotros. Entonces DIAFOS nació bendito.

El nombre surgió porque quería que tenga un nombre griego, y entendía que yo quería la diversidad, que en griego es diáforas, pero nos sonaba como diásporas que no queríamos y entonces quedó DIAFOS. Significa diversidad pero con una torsión.

Diversidad de orientaciones, porque convivimos 60 profesionales con distintas visiones, predomina el Psicoanálisis, pero hay cognitivos, sistémicos, rogerianos, de todas las orientaciones, y eso nos enorgullece, porque lo que un paciente necesita lo tenemos.

Nuestro plantel es diverso y eso es maravilloso, me nutro. También tenemos diversidad de actividades, por eso se llamó espacio de Arte, Cultura y Salud. Contamos con talleres sobre cultura, charlas, nos gustaría hacer encuentros de poesía, tenemos ofrecimiento de periodistas para dar charlas. Estas actividades hacen sinergia entre sí, y esto nos trae gente porque se van enterando de todo lo que tenemos.

DIAFOS es una red profesional y humana, no una fuente de trabajo. DIAFOS también te da seguridad, porque no es lo mismo tener un consultorio en un barrio y que se caiga alguien a atenderse que no sabes ni quién es. Todos los pacientes que llaman son derivados a la red, nosotros con mi mujer Marcela, que somos los directores, no nos quedamos con ninguno, nuestros pacientes los buscamos por otro lado.

Tenemos un plan que es un arancel más bajo para personas que no pueden pagar, el profesional atiende en DIAFOS y después se queda con el paciente. Plata no ganamos pero somos felices.

¿Cuáles son los mayores desafíos que se presentan en DIAFOS?

Ahora el desafío perentorio en este momento es el macroeconómico. Decir macro remite a Macri (el Presidente de Argentina), y el desafío es la desocupación en ascenso, y los psicólogos estamos en la primera línea de batalla, ya que lo primero que abandona la gente es el psicólogo, y vemos con preocupación creciente que la profesión comienza un derrotero hacia lo que en su momento fue la gran catástrofe en el 2001.

En aquella época había un 40% de desocupación, los consultorios vacíos, atendía pacientes y me pagaban con mermeladas caseras, milanesas de sojas caseras, libros, discos, caían devastados y muy angustiados porque estaban desocupados. Fue un caos, y en la actualidad este es el principal desafío, cómo afrontar este período en el que yo lo denomino “la baja”, porque cae todo, en la demanda de profesionales, demanda de atención psicológica, y caen las actividades, los talleres comienzan a mermar, las charlas a declinar, las actividades comienzan a suspenderse por falta de gente.

Muchas instituciones van a cerrarse, gran parte de la profesión va a caer porque va a caer la economía en general, entonces nuestro principal desafío es la fortaleza hacia el hombre.
Otro desafío es incorporar los vaivenes de acuerdo a la época, las nuevas herramientas, si hablamos de otro tipo de desafíos.

También nos ha pasado que vengan pacientes que son de otros colegas, entonces hay un desafío en la apertura, de mantener la institución en funcionamiento sin caer en prácticas poco éticas. Mi límite es mantener la institución en funcionamiento, entonces tiene límites éticos. Otro desafío es incorporar nuevas disciplinas, porque muchos colegas se resisten. Entonces ¿Cómo leemos el espíritu de la época? ¿Cómo no caemos en anacronismos? ¿Cómo mantenemos ese equilibrio?

A mí me seduce lo nuevo, y me seduce tanto que es peligroso, en cambio mi mujer tiene personalidad muy distinta, muy reservada, así que entre los dos llegamos a un buen equilibrio.

¿Cómo se relaciona la Psicología con la política? ¿Cuál es el rol que juega políticamente el psicólogo en la sociedad?

Una cuestión que tiene que ver con la profesión es si existe el Ser psicólogo. Soy psicólogo con mi paciente, no soy psicólogo para ir a buscar el pan; no soy psicólogo con mis amigos, y a veces se decepcionan y en ese sentido Freud escribió sobre el psicólogo silvestre. Soy muy cauto con eso, y a veces me pregunto ¿El psicólogo debe involucrarse en política? ¿La persona debe involucrarse en política? Yo si voy a algún acto, voy como Patricio y no como psicólogo.

Soy trotskista antes de ser psicólogo, pero no soy un trotskista como psicólogo y a veces aborrezco esas articulaciones, cuando por ejemplo leo izquierda Lacaniana, voy al baño y me pego la cabeza contra los azulejos. ¡Que alguien explique qué es izquierda Lacaniana! Y lo digo como psicólogo y como un tipo de izquierda.

Cuando soy psicólogo no soy psicólogo de izquierda, y cuando soy trotskista no soy trotskista psicólogo. El psicólogo es una función, pero si me preguntas si esta bueno que el psicólogo participe de la realidad, te digo que sí. En cambio si me preguntás si está bueno que esa participación de la realidad lo limite en la profesión te digo que no está bueno.

Hay un debate que se hizo en el grupo y fue el primer debate encarnizado, en el que expulse gente por insultar. Y era en torno a si atendemos a un torturador. Yo que soy trotskista y los quiero a todos presos, los detesto, como cosa personal. Pero si un paciente es torturador, ¿tengo que decirle que no lo atiendo? Para mí no, hasta lo quiero atender para saber que pasa en la cabeza de ese tipo, sería como un posgrado, imaginate que hubiera venido Videla, es una oportunidad única, porque los desprecio con el alma. Ahora un paciente es un paciente, ahora si tenes algún obstáculo porque te da miedo, impresión, ahí sí derivas.

¿Me define mi pertenencia política? Por ahí para algún paciente desde lo imaginario, sí. han aparecido pacientes que se han querido analizar conmigo porque soy trotskista, y cuando les pregunto por qué, me ha respondido que soy el único que va a entender la locura de un trosko, “porque los trotskistas nos entendemos entre nosotros”.

Los psicólogos no somos jueces, debemos participar de la realidad, ser psicólogos vivos, involucrarnos con la realidad, pero como psicólogos debemos estar por fuera de la política, y no podemos permitir que la política contamine el quehacer profesional.

Nadie es apolítico y decir que lo sos es porque sos la persona más política del mundo, porque la negación de la política es una política. Y la forma en la que uno se posiciona como psicólogo es política, pero hay que diferenciar lo que es política partidaria de la política. Tengo una posición política como psicólogo, y creo que la fui expresando en la charla. Una de mis políticas es aborrecer de los dogmas, de los clichés, soy dialéctico. Simpatizo con el PTS pero me enojo hasta con la teoría trotskista, por ejemplo, la posición frente a Milagros Salas la respeto pero no la comparto.

¿Es difícil atender a un paciente con otra ideología, cómo lo haces?

Es terrible, tengo un paciente que me decía que no le pregunte que hizo en la dictadura. Decirle a un psicólogo no me preguntes, es como que me estás matando porque te voy a preguntar, y el paciente me dijo que no me va a responder. Para a mí es un hermoso desafío, creo que es alguien que estuvo metido en la represión ilegal, pero es un desafío que me hace crecer.

¿Qué tipo de pacientes te gusta atender?

Me defino como un psicólogo de gente, me gusta atender gente, al ferretero, la cajera del supermercado, supervisar me aburre. Para mí una cajera del supermercado que quiere ser bailarina es un desafío hermoso. También me defino como un psicólogo de la acción, también soy marxista y eso me ha contaminado la profesión, y en algún punto me hizo entrar en conflicto con el Psicoanálisis. Pero como soy materialista, el Psicoanálisis tiene mucho de idealismo y Marx rompe con la vertiente idealista de Hegel.

Salirse de los dogmas, no atarse a nada férreamente, que tengan la posibilidad y facilidad de cuestionar todo lo que tienen adelante, que no significa descreer de la verdad, le pido a los colegas que no se aten a ningún cliché, que no sean hablados. El objetivo con mis alumnos es crear libres pensadores. Quiero librepensadores, que los psicólogos desarrollemos pensamiento propio.



Featured Interviews